nunca más 06

31.12.06


Y debo agradecer al tiempo que me permitió pasear en él, al viento que me supo acariciar, debo agradecer a la vida simplemente por su existencia, a la muerte por mantenerse al margen o al menos escondida.

A cada ser que sin querer fue y ahora es, a los10 meses sin soledad, a los colores que deshabitaban espacios para mudarse a mi mente.

Al 2 que me quito para siempre el 10. A las coloniales amistades, a las situaciones inconclusas y aventuras amantes. A las letras, palabras, besos, sueños, lunas, fríos, lágrimas y todo aquello que puso a trabajar a mi corazón.

Hoy me toca aceptar la suma de una ausencia a un octubre fotografiado en sepia, aceptar que mis sueños fueron eso y ahora toca transformar…

…y que cuando cierro los ojos, tengo todo lo que quiero.


Entonces...

14.12.06


Convirtámonos en calles oscuras, en almas que no lloran, en flores desnudas, dejémonos de nombres que somos uno, siendo nadie.

Guardemos las alas hasta que llegue el momento de despegar, caminemos descalzos sintiendo ideales y matices de un solo rayo de sol.

Busquemos las necesidades que nos fuercen a rompernos la cara contra la necedad y creemos motivos para esperar a aquel que pinta los caminos, aunque llegue tarde.

Besémonos suave en aquella estrella a la orilla de la fe, extendamos franquezas ante todo y todos. Crezcamos, aprendamos y reproduzcamos.

mi noche clara

3.12.06

La noche esta clara, mis pestañas tiemblan de miedo, estos parpados pesados se las quieren tragar. Derrotada voluntariamente, duermo.

Allí, te escucho viéndome, te veo tocándome, te siento
hablándome;
solo veo…

Te acercas, te pido seas mi amante y nos amemos, te pido desgarres mi cuello con tus labios, destroces mi lengua con tu piel, matés mis ganas de una vez.

Caíste, pero no hubo dolor, creamos lo exacto para cada quien, sin ser egoístas con los sentidos, cada uno se volvió autónomo y actuó sin esperar acción primera; allí respiré por tu aire, descosí tu olor, tragué tu alma, maté lo ajeno a vos.

Entonces, te escucho viéndome, te veo tocándome, te siento hablándome;
solo actúo

Agotados, destrozando, mordiendo, aruñando, besando, finalizamos nuestro encuentro y se enfría mi cuerpo remendado con tu olor.

Desnudo completo, destrozado, frágil; viviendo frágil, lloro y me muerdo las manos. Te recorro y reconozco, te extraño, sos mi sueño.

Ahora, te escucho viéndome, te veo tocándome, te siento hablándome;
solo comprendo…